COVID-19 puede causar daño pulmonar duradero: 3 maneras en que los pacientes con Covid pueden sufrir

COVID-19 Can Cause Lasting Lung Damage - 3 Ways Long Covid Patients Can Suffer

27/09/2022

COVID-19 puede causar daño pulmonar duradero: 3 maneras en que los pacientes con Covid pueden sufrir

La enfermedad pulmonar puede manifestarse de varias maneras. Covid puede causar daño pulmonar duradero.

Virginia, Estados Unidos:

"Ya no puedo hacer lo que solía hacer".

Como neumólogos y médicos de cuidados intensivos que tratan a pacientes con enfermedades pulmonares, hemos escuchado a muchos de nuestros pacientes que se recuperan de COVID-19 decirnos esto incluso meses después de su diagnóstico inicial. Aunque es posible que hayan sobrevivido a la fase de mayor riesgo para la vida de su enfermedad, aún tienen que volver a su línea de base anterior a la COVID-19, luchando con actividades que van desde el ejercicio extenuante hasta lavar la ropa.

Estos efectos persistentes, llamados COVID prolongado, han afectado a 1 de cada 5 adultos estadounidenses diagnosticados con COVID-19. El COVID prolongado incluye una amplia gama de síntomas como confusión mental, fatiga, tos y dificultad para respirar. Estos síntomas pueden resultar del daño o el mal funcionamiento de múltiples sistemas de órganos, y comprender las causas de la larga duración de la COVID es un enfoque de investigación especial de la administración Biden-Harris.

No todos los problemas respiratorios están relacionados con los pulmones, pero en muchos casos los pulmones se ven afectados. Observar las funciones básicas de los pulmones y cómo pueden verse afectados por la enfermedad puede ayudar a aclarar lo que les espera a algunos pacientes después de una infección por COVID-19.

Función pulmonar normal

La función principal de los pulmones es llevar aire rico en oxígeno al cuerpo y expulsar el dióxido de carbono. Cuando el aire fluye hacia los pulmones, se acerca mucho a la sangre, donde el oxígeno se difunde hacia el cuerpo y el dióxido de carbono se difunde hacia afuera.

Los pulmones introducen oxígeno y expulsan dióxido de carbono del cuerpo.

Este proceso, tan simple como suena, requiere una extraordinaria coordinación del flujo de aire, o ventilación, y el flujo de sangre, o perfusión. Hay más de 20 divisiones en las vías respiratorias, desde la tráquea principal, o la tráquea, hasta los pequeños globos al final de las vías respiratorias, llamados alvéolos, que están en estrecho contacto con los vasos sanguíneos.

Cuando una molécula de oxígeno llega al final de la vía aérea, hay alrededor de 300 millones de estos pequeños alvéolos en los que podría terminar, con una superficie total de más de 1000 pies cuadrados (100 metros cuadrados) donde el gas se produce el intercambio.

Hacer coincidir las tasas de ventilación y perfusión es fundamental para la función pulmonar básica, y el daño en cualquier parte de las vías respiratorias puede provocar dificultad para respirar de varias maneras.

Obstrucción - disminución del flujo de aire

Una forma de enfermedad pulmonar es la obstrucción del flujo de aire dentro y fuera del cuerpo.

Dos causas comunes de deficiencias como estas son la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma. En estas enfermedades, las vías respiratorias se estrechan debido al daño causado por fumar, como es común en la EPOC, o a la inflamación alérgica, como es común en el asma. En cualquier caso, los pacientes experimentan dificultad para expulsar el aire de sus pulmones.

Los investigadores han observado una obstrucción continua del flujo de aire en algunos pacientes que se han recuperado de COVID-19. Esta condición generalmente se trata con inhaladores que administran medicamentos que abren las vías respiratorias. Dichos tratamientos también pueden ser útiles mientras se recupera de COVID-19.

Restricción - volumen pulmonar reducido

Otra forma de enfermedad pulmonar se conoce como restricción o dificultad para expandir los pulmones. La restricción disminuye el volumen de los pulmones y, en consecuencia, la cantidad de aire que pueden tomar. La restricción a menudo resulta de la formación de tejido cicatricial, también llamado fibrosis, en los pulmones debido a una lesión.

La fibrosis engrosa las paredes de los alvéolos, lo que dificulta el intercambio de gases con la sangre. Este tipo de cicatrización puede ocurrir en enfermedades pulmonares crónicas, como la fibrosis pulmonar idiopática, o como resultado de un daño pulmonar grave en una afección llamada síndrome de dificultad respiratoria aguda o SDRA.

El SDRA puede ser causado por lesiones que se originan en los pulmones, como la neumonía, o por una enfermedad grave en otros órganos, como la pancreatitis. Alrededor del 25 % de los pacientes que se recuperan del SDRA desarrollan una enfermedad pulmonar restrictiva.

Los investigadores también descubrieron que los pacientes que se recuperaron de COVID-19, especialmente aquellos que tenían una enfermedad grave, pueden desarrollar más tarde una enfermedad pulmonar restrictiva. Los pacientes con COVID-19 que requieren un ventilador también pueden tener índices de recuperación similares a los que requieren un ventilador para otras afecciones. Aún se desconoce la recuperación a largo plazo de la función pulmonar en estos pacientes. Los medicamentos que tratan la enfermedad pulmonar fibrótica después de COVID-19 se encuentran actualmente en ensayos clínicos.

Alteración de la perfusión - disminución del flujo sanguíneo

Finalmente, incluso cuando el flujo de aire y el volumen pulmonar no se ven afectados, los pulmones no pueden completar su función si se altera el flujo de sangre a los alvéolos, donde ocurre el intercambio de gases.

COVID-19 está asociado con un mayor riesgo de coágulos sanguíneos. Si los coágulos de sangre viajan a los pulmones, pueden causar una embolia pulmonar potencialmente mortal que restringe el flujo de sangre a los pulmones.

A largo plazo, los coágulos de sangre también pueden causar problemas crónicos con el flujo de sangre a los pulmones, una afección llamada hipertensión pulmonar tromboembólica crónica o HPTEC. Solo del 0,5 % al 3 % de los pacientes que desarrollan una embolia pulmonar por motivos distintos al COVID-19 desarrollan este problema crónico. Sin embargo, existe evidencia de que las infecciones graves por COVID-19 pueden dañar los vasos sanguíneos del pulmón directamente y afectar el flujo sanguíneo durante la recuperación.

¿Que sigue?

Los pulmones pueden funcionar de manera menos óptima de estas tres formas generales, y COVID-19 puede conducir a todas ellas. Los investigadores y los médicos aún están buscando formas de tratar mejor el daño pulmonar a largo plazo que se observa en la COVID prolongada.

Para los médicos, hacer un seguimiento de cerca de los pacientes que se han recuperado de la COVID-19, en particular de aquellos con síntomas persistentes, puede conducir a diagnósticos más rápidos de una COVID prolongada. Los casos graves de COVID-19 están asociados con tasas más altas de COVID prolongado. Otros factores de riesgo para el desarrollo de COVID prolongado incluyen diabetes tipo 2 preexistente, presencia de partículas de virus en la sangre después de la infección inicial y ciertos tipos de función inmunológica anormal.

Para los investigadores, la COVID prolongada es una oportunidad para estudiar los mecanismos subyacentes de cómo se desarrollan los diferentes tipos de afecciones relacionadas con los pulmones que resultan de la infección por COVID-19. Descubrir estos mecanismos permitiría a los investigadores desarrollar tratamientos específicos para acelerar la recuperación y hacer que más pacientes se sientan y respiren como antes de la pandemia una vez más.

Mientras tanto, todos pueden mantenerse al día con las vacunas recomendadas y usar medidas preventivas como una buena higiene de manos y el uso de mascarillas cuando corresponda.

(Autores:Jeffrey M. Sturek, Profesor Asistente de Medicina, Universidad de Virginia y Alexandra Kadl, Profesora Asistente de Medicina y Farmacología, Universidad de Virginia)

(Declaración de divulgación: Jeffrey M. Sturek ha recibido financiación de los Institutos Nacionales de Salud.

Alexandra Kadl no trabaja, consulta, posee acciones ni recibe financiamiento de ninguna empresa u organización que se beneficiaría de este artículo, y no ha revelado afiliaciones relevantes más allá de su cargo académico).

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.

(Esta historia no ha sido editada por el personal de NDTV y se genera automáticamente a partir de un feed sindicado).

Data 24 Noticias

Diario online de noticias internacionales.https://data24noticias.com

Noticias relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir